hospimedica2

El guardia civil de Melilla que rescató a dos menores del interior de una cueva ardiendo fue un héroe

Rescatados inmigrantes incendio Melilla EDIIMA20170416 0273 3

El guardia civil entró en la cueva sin miedo y consiguió sacar a dos. Salió cubierto de negro por el humo”.

El suceso se ha produjo sobre las 06.30 horas de ayer, 17 de abril, cuando un guardia civil de paisano sorprendió a "un grupo de cuatro o cinco jóvenes manipulando un vehículo".

Los menores estaban en lo alto de la Cuesta de la Alcazaba y al ver a este hombre "huyeron hacia una cueva de la Ensenada de los Galápagos", situada en las inmediaciones, "donde permanecían más jóvenes y había una hoguera encendida", según la Guardia Civil.

El agente ha avisado sobre este hecho, pero antes de que acudiera la lugar alguna patrulla de la Guardia Civil se ha iniciado un incendio en el interior de la cueva, ocasionado al parecer en un colchón, lo que hizo que se produjera, según los testigos "una densa humareda".

Al declararse el incendio, cuatro de los jóvenes han salido de la gruta, pero otros cinco han quedado atrapados dentro. Al llegar al lugar una de las patrullas avisadas, uno de los guardias civiles ha rescatado a dos de ellos, mientras que los otros tres han sido auxiliados por los Bomberos de Melilla.

Según informa El Faro, citando a un un testigo presencial del incendio “El guardia civil entró en la cueva sin miedo y consiguió sacar a dos. Salió cubierto de negro por el humo”. Este mismo testigo afirmó que el agente no dudó en bajar a la cueva y entrar para rescatar a los chicos que aún estaban en el interior.

El testigo destacó que el guardia civil primero sacó a un menor y que le interrogó para saber cuántas personas había en el interior. Volvió a introducirse en la cueva y rescató a otro chico. En esos momentos ya llegaron los Bomberos que consiguieron apagar el incendio y con mascarillas de oxígeno se entraron para sacar a otros tres menores extranjeros.

Este melillense subrayó que el compañero del guardia civil le rogaba que no entrara y que esperara a los Bomberos porque era una actuación demasiado peligrosa.


Imprimir   Correo electrónico