hospimedica2

La ocupación de camas UCI por enfermos de COVID-19 llega al 18,31% en España a las puertas de agosto

uci

Por tercer día consecutivo, la incidencia acumulada vuelve a bajar en España después de más de un mes de ascenso ininterrumpido y se sitúa este viernes, a las puertas de agosto, en 687,30 casos por 100.000 habitantes, tras caer casi diez puntos respecto al día anterior. Menos esperanzadora es la evolución de la presión en las UCI: continúa en aumento y la ocupación de camas por parte de enfermos de COVID-19ha alcanzado el 18,31%, con un total de 1.698 pacientes.

España registra estas cifras en una jornada en la que el Ministerio de Sanidad ha notificado 24.753 nuevos contagios de coronavirus y 44 muertes, con lo que el acumulado desde el inicio de la pandemia asciende a 4.447.044 y 81.486, respectivamente. Estos datos de infecciones suponen un leve descenso respecto a los 26.689 día anterior, mientras que los decesos permanecen prácticamente estables (46).

A pesar de que esta evolución favorable de la incidencia, que comienza a dar un respiro a muchas comunidades, esta tendencia no se refleja todavía en las hospitalizaciones ni en los pacientes de cuidados intensivos. Este viernes hay 9.825 personas ingresadas con COVID-19 en España, cien más que la jornada precedente, con ocupación de camas del 20,71%. En las UCI, esta cifra se sitúa en 1.698, 54 más que el día previo, y una tasa del 18,31%.

En apenas catorce jornadas, el número de personas en unidades cuidados intensivos en territorio nacional se ha duplicado. En la última semana, la cantidad de pacientes en UCI aumentó en 406, desde los 1.292 del pasado viernes anterior. Un incremento muy similar al registrado en los siete días precedentes, que fue de 420 sobre los 872 del 16 de julio. No obstante, el ritmo de crecimiento parece que tiende a estabilizarse.

La situación es especialmente crítica en Cataluña, donde la presión en las Unidades de Cuidados Intensivos continúa aumentando y la ocupación alcanza ya el 44,18%, con 600 personas ingresadas. La comunidad encara con estos datos el tercer fin de semana desde la reinstauración del toque de queda con la amenaza de llegar a los 700 pacientes en la UCI en los próximos días, lo que se traduciría en el pico de hospitalizaciones de esta quinta ola. Así lo pronosticó el conseller de Salud de la Generalitat, Josep Maria Argimon, el pasado miércoles.

A tenor de los datos, la curva de la pandemia parece haber llegado a su pico con una caída de la incidencia acumulada a 14 días de casi diez puntos en las últimas 24 horas, con lo que se aproxima a los niveles del viernes pasado, cuando estaba en los 677,67 casos.

El ritmo de descenso de la quinta ola de la pandemia continúa siendo lento, aunque acelera en algunas franjas de edad, como el colectivo de jóvenes de entre 20 y 29 años, donde ha caído 230 puntos en una semana, según el último informe del Ministerio de Sanidad. En el extremo opuesto se localizan los mayores de 70, entre los que este marcador sigue ligeramente al alza.

Por comunidades, la evolución es irregular, ya que algunas llevan más de una semana en descenso -como Cataluña, Asturias y Castilla y León-, mientras que otras continúan empeorando sus datos de incidencia.

Mientras parece que la quinta ola comienza a remitir en España, la campaña de vacunación continúa avanzando con paso firme en todas las comunidades y casi 27 millones de personas (el 56,8% de la población) ya han recibido la pauta completa. El porcentaje sube al 67,1% entre aquellos a los que se ha inoculado al menos una dosis (31.851.618).

Desde el inicio del programa de vacunación, las comunidades autónomas han inoculado 56.186.601 dosis, 473.459 en la última jornada, que han permitido que casi el 88% de las personas de más de 40 años -a quienes más afecta la COVID- estén completamente protegidos.

Estos datos llegan en una jornada en la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado en la Conferencia de Presidentes celebrada en Salamanca la llegada de 3,4 millones de vacunas extra de Pfizer en agosto, adquiridas en el marco del mecanismo de cooperación de la Unión Europea. El líder del Ejecutivo ha asegurado que estas dosis servirán para alcanzar el objetivo de que el 70% de la población española haya completado la pauta antes de finales del próximo mes.

En ese mismo foro, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha pedido a Sánchez que busque una fórmula legal para que la vacuna contra la COVID sea obligatoria en España para que "unos pocos no compliquen la vida a los demás".

También en este escenario, el Gobierno se ha pronunciado sobre el certificado COVID. "Si lo impusiéramos para limitar las actividades de personas que no han tenido la oportunidad de ser vacunadas por el sistema, estaríamos estigmatizando a la población más joven, que es la que queda", ha dicho la portavoz y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez. No obstante, el Ejecutivo no descarta emplearlo más adelante.


Imprimir   Correo electrónico