hospimedica2

La Guardia Civil de Segovia retira de circulación 105 kilos de alimentos no autorizados

guardia civil segovia

La 'operación Opson', que cumple su décimo dispositivo, se ha saldado con la apertura de ocho instrucciones por infracciones administrativas

La Guardia Civil de Segovia se ha incautado de un total de 105 kilos de alimentos en varios establecimientos comerciales de la provincia «que no eran aptos para su comercialización», informa la Subdelegación del Gobierno. La intervención se enmarca dentro de las actuaciones desarrolladas para verificar las condiciones higiénico y sanitarias de productos alimenticios expuestos a la venta al público.

La amenaza en Europa, que también existe en España, de fraudes alimentarios abarca una amplia variedad de casos, entre los que destaca la elaboración y distribución de productos falsificados o de baja calidad, apuntan las autoridades. En este sentido, la Guardia Civil, junto con la Secretaria General de Interpol, y en colaboración con Europol, viene coordinando desde el año 2011 la 'operación Opson', «de alto impacto a nivel internacional, centrada en la l ucha contra la falsificación, adulteración, venta, etiquetado, comercio o distribución ilegal de productos alimenticios y el fraude económico», explican fuentes de la Subdelegación del Gobierno. ESte dispositivo ha cumplido su décima edición.

En el marco de este operativo, la Comandancia de Segovia, principalmente a través de las unidades del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), ha inspeccionado varios establecimientos de la provincia dedicados a la elaboración y distribución de alimentos. Estas actuaciones se han realizado de forma conjunta con los Servicios Oficiales de Inspección de Sanidad de la Junta de Castilla y León. Estas tareas de vigilancia están dirigidas sobre todo al control de establecimientos mayoristas dedicados a la alimentación, aunque también se han llevado a cabo inspecciones en comercios minoristas.

CADUCADOS O SIN LA ETIQUETA EN CASTELLANO

En el transcurso de estas funciones, una patrulla de Seguridad Ciudadana localizó «un establecimiento comercial que tenía a la venta productos de alimentación que no cumplían con los requisitos de etiquetado en castellano y otros tenían las fechas de caducidad y consumo preferente sobrepasadas», indica la Subdelegación del Gobierno. El Seprona e inspectores sanitarios de la Junta comprobaron que el negocio «también carecía de registro sanitario para la venta de productos alimenticios». Estas irregularidades llevaron al precinto del establecimiento y a la inmovilización cautelar de 80 kilos de diversos productos.

Como consecuencia de la campaña de inspecciones conjuntas, la Administración central señala que «se han abierto o cho instrucciones por infracciones administrativas» que han sido remitidas a las autoridades competentes para iniciar los pertinebtes expedientes sancionadores. Entre las ilegalidades detectadas y denuciadas están la citada falta de registro sanitario, la ausencia de etiquetado en castellano y la oferta de productos alimenticios caducados.

En el conjunto de las interveniciones efectuadas en la provincia, se han inmovilizado y sacado de circulación 105 kilos de alimentos, entre los que había productos lácteos, helados, embutidos y otras carnes, conservas, bollería diversa, quesos y miel.

La Guardia Civil recomienda a la ciudadanía la descarga de la aplicación móvil 'Alertcops' para ponerse en contacto en caso de emergencia con los centros operativos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Esta herramienta permite recibir en el móvil un mensaje de aviso cuando se encuentre en una zona afectada por incidencias.