hospimedica2

Es tan solo una cuestión de justicia social

fotonoticia

Pudiera tratarse de una cuestión de lealtad, de compañerismo, de honestidad, de empatía, pero se trata de una cuestión de justicia, de acabar con una injusticia que sufrimos cuando nos retiramos o jubilamos, que nuestros mayores llevan sufriendo toda la vida, es sólo eso, justicia social por y para nuestros mayores, por y para nuestros retirados y jubilados, nuestras viudas y huérfanos. Es sólo eso, tan sólo eso, justicia social.

Es lo que muchos de vosotros reclamasteis con la equiparación salarial y donde los retirados y jubilados de Guardia Civil y Policía Nacional estuvimos, unos a título personal y otros a través de diversas asociaciones y plataformas, junto a vosotros, dando difusión a vuestras reivindicaciones, invitando a firmar a compañeros, amigos y familiares, sabiendo que aquello, en nuestra situación actual, no iba con nosotros, no nos iba a beneficiar, pero entendiendo, que era algo de justicia para nuestros compañeros en activo, y por compañerismo, por empatía, por solidaridad, por lealtad os apoyamos y firmamos junto a vosotros.

Veo con tristeza como desde alguna asociación y desde algún sindicato habéis decidido arremeter contra nuestras reivindicaciones, que son las vuestras, las de muchos de vosotros y de vuestros asociados, las de nuestras viudas y nuestros huérfanos, que también son vuestras viudas y vuestros huérfanos, ya sabéis lo que dicen, al final todos calvos, al final todos llegaremos a esta situación, por edad, por accidente, por enfermedad, y muchos de vosotros aún estáis afiliados a ISFAS o a MUFACE.

Muchos de los que arremetéis contra la ILP, que pretende acabar con el copago farmacéutico abusivo del 30% de nuestros retirados y jubilados, de los que humilláis a ese jubilado que se acerca confiado a vuestra comisaria, que seguro que antes fue la suya, para recoger los pliegos de firmas contra el copago farmacéutico y se los rompéis en su cara, muchos de los que ordenáis, en cualquier cuartel que no se firme o que no se entreguen esos pliegos a los retirados, muchos de los que ordenáis que los retirados no accedan al acuartelamiento, de los que no sois capaces de pensar por vosotros mismos y entregar esos pliegos de firmas fuera del acuartelamiento al compañero retirado que os lo solicita, de los que argumentáis que esto no va con vosotros porque no pertenecéis a ISFAS o a MUFACE, no solo los humilláis a ellos, humilláis a miles de compañeros en activo y en reserva, pero también a viudas y huérfanos, y os hacéis cómplices de la injusticia.

Lo podíais hacer por compañerismo, ya sabéis eso que se fundamenta en valores, de los que muchos hacéis gala, como la honestidad, la solidaridad, el respeto y la confianza, y en sentimientos como la empatía, que muchos de vosotros reclamáis a la sociedad, valores y sentimientos que demostraron con vosotros los guardias civiles retirados y los policías nacionales jubilados, ese valor que se suele practicar con lealtad y con reciprocidad. Ese compañerismo que debería implicar criticar de forma constructiva, pensando en cómo ayudar a mejorar, tener consideración del esfuerzo ajeno, y empatizar con el compañero, aunque esté retirado.

O por lealtad, como sentimiento de respeto, compromiso y fidelidad hacia los que os precedieron e hicieron grande el Cuerpo en el que ahora servís.

Por empatía, reconociendo y comprendiendo los sentimientos, necesidades y reivindicaciones de vuestros mayores, de vuestras viudas y huérfanos, sus circunstancias personales, que repito que serán las de muchos de los compañeros con los que hoy compartís servicios, y pueden que sean las vuestras, acercándoos a ellos y dándoles vuestra atención y comprensión, como hicieron ellos con vuestras reivindicaciones, tratándolos como os trataron ellos, ni mejor ni peor, y como seguro que hacéis con cualquier ciudadano, eso sí, siempre que no sea guardia civil retirado o policía nacional jubilado.

Por honestidad, entendiéndola como la cualidad estrechamente relacionada con los principios de verdad y justicia y con la integridad moral y de la que también hacéis gala.

Por solidaridad, actuando junto a vuestros compañeros retirados y jubilados como un todo, porque aunque no os guste compartimos intereses y necesidades comunes, somos lo que somos, tanto en activo como retirados.

Pero si todo esto os resulta difícil de cumplir, porque ni tenéis ni conocéis lo que es el compañerismo, la lealtad, la empatía, la honestidad o la solidaridad, hacedlo al menos por justicia social, como uno de los valores sociales más importantes en cualquier sociedad, hacedlo para que vuestros mayores puedan disfrutar al menos al final de sus carreras, y de sus vidas, de la dignidad que disfrutan el resto de jubilados en este país, que disfruten de igualdad social, hacedlo al menos, ya no como compañeros, sino como miembros de una sociedad que debería apoyar la equidad y el Estado del Bienestar, sobre todo y principalmente con los mayores, que debería promover el respeto igualitario de los derechos y las obligaciones de cada ser humano, como nos recuerda Naciones Unidas cuando sostiene que "la justicia social es un principio fundamental para la convivencia que constituye el núcleo para promover el desarrollo y la dignidad humana”. Hacedlo por dignidad, la de nuestros mayores y la vuestra

Y recordad que nuestros veteranos, son el vivo ejemplo de aquellos versos de Calderón de la Barca, “Y así, de modestia llenos, a los más viejos verás tratando de ser lo más y de aparentar lo menos”. Y es que por mucho que les humilléis, por mucho que intentéis que fracasen en su pretensión de acabar con una injusticia social, siguen siendo vuestros compañeros, siguen siendo guardias civiles y policías nacionales, y como tales, estarán siempre a vuestro lado y apoyarán vuestras reivindicaciones, tomad ejemplo de ellos y no les deis la espalda.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia Civil retirado


Imprimir   Correo electrónico